domingo, 1 de mayo de 2016

La vida infértil: la chica que soñaba con una rosa

La historia que os voy a contar podría tener un final feliz hoy mismo. Sí, hoy, justo el día de la madre. Pero no quiero empezar por el final, cada cosa a su tiempo. Primero os quiero presentar a Sarita.


La búsqueda de Sarita dura ya casi tres años y empezó más o menos así...

"Hace casi tres años mi novio y yo nos planteamos la idea de ser padres. A él le han gustado siempre los niños; yo, en cambio, no he tenido nunca un gran instinto maternal, pero aquella noche en el coche de vuelta a casa surgió el tema de forma natural. "¿Tú me ves preparado para ser padre?", me preguntó él... "Nunca se está preparado para algo así, pero tenemos muchas cosas buenas que ofrecer a unos futuros hijos", le contesté. Y así, casi por casualidad, nos propusimos intentarlo. Los dos o tres primeros meses no le das importancia pero ya empiezas a buscar información por internet. Descubrí que hay una cosa que se llama ovulación... ¿Cómo me voy a quedar embarazada si justo en mis días de ovulación no he tenido relaciones? Bueno, este mes lo calcularé mejor. Pasan otros dos o tres meses... bueno, a algunas les cuesta un poco más, no hay de qué preocuparse. Pasa un año... ¿qué narices pasa aquí? Mantengo relaciones día sí, día también... A lo mejor hay que dejar más días entre una relación y otra... a lo mejor debo quedarme tumbada un buen rato con los pies en alto después de cada relación... a lo mejor debo hacerlo sólo tumbada boca abajo porque de otra manera la gravedad no actúa a mi favor... a lo mejor es que no estamos haciendo algo bien... Para, para, ¿cómo que no estamos haciendo algo bien?... Todo esto combinado con la búsqueda compulsiva de información en internet que tanto mal y tanto bien hace a la vez. Y lloras sola en silencio en tu casa... En silencio porque no quieres preocupar a tu pareja y sola porque no compartes tu historia con nadie..."

Sarita lleva su lucha en silencio, nadie de su familia ni de la de su pareja lo saben. Así lo han decidido ambos. Pero reconocen que el peso de la infertilidad es muy grande cuando se lleva en soledad. Son ya tres años prácticamente y en ese tiempo le ha tocado vivir muchas cosas y sobre todo muchos negativos.

"La nochebuena de 2014 me bajó la regla. Se cumplía justo año y medio. Mi novio y yo habíamos comentado alguna vez que en 2015 buscaríamos ayuda si no me había quedado embarazada pero yo, en el fondo, guardaba la esperanza de quedarme antes. Aquella nochebuena rompí a llorar delante de mi novio, lloraba desconsoladamente como creo que nunca había llorado. El pobre no sabía qué decir para tranquilizarme. "Creo que soy infértil, tengo una enfermedad genética que sospecho que puede ser la causa de que no me haya quedado ya embarazada" le dije. "Yo también pienso que tu enfermedad es la causa, pero estaba esperando a que tú dieras el paso porque no quería ofenderte". Aquello me cabreó aún más... menuda bronca se montó. Por si fuera poco, esa misma noche, en la cena, tuve que soportar estoicamente que mi suegra estuviera veinte minutos insistiendo y preguntando que por qué no teníamos hijos, que ya iba teniendo una edad, que me iba a arrepentir de no haberme quedado antes, que si quería tener varios hijos no podía esperar más. Y nosotros, sonriendo falsamente alegando que estábamos bien así y que no nos veíamos con hijos todavía."

Y llegó el 2015, el año en el que pidieron ayuda y empezaron un largo y tedioso periplo por la Seguridad Social. Una inseminación en octubre de 2015, otra en enero de 2016 y hace poco más de dos semanas, llegó la tercera IAC. Será la última en todos los sentidos. La última porque ojalá que sea positiva. Y la última porque de ser negativa pasarán directamente a FIV.

Hoy es el día de la madre y Sarita está en la recta final de la betaespera. La última vez que hablé con ella me dijo que quería hacerse el test de embarazo hoy. No lo tenía claro, quería y no quería a la vez. Había un motivo de peso para que se adelantara a la beta, además de las ganas de saber, ese motivo de peso es lo que da título a este post. "La chica que soñaba con una rosa".

"La verdad es que no soy de las que se hacen test de embarazo antes de la falta pero este mes me noto más impaciente... El 1 de mayo es el día de la madre y me toca trabajar en el restaurante, soy camarera. Mi padre (que es mi jefe, y recordemos que no sabe nada de mi lucha), compra rosas para todas las madres que vienen a comer y cuando les llevamos los postres les regalamos una. Todas mis compañeras son madres y a ellas, cuando termina la jornada les regala también otra rosa. A mí en cambio, si han sobrado rosas me dice que me lleve alguna, pero si no han sobrado pues no me da nada. El año pasado sobraron y no me llevé ninguna, sentía que no me la merecía. Este año quiero llevarme la rosa, pero quiero llevármela sabiendo que estoy embarazada, que la merezco porque he luchado muchísimo para ser madre. Parecerá una tontería... sólo es una rosa... pero para mí es un trofeo".

Y así hemos llegado a este domingo 1 de Mayo. De momento el desenlace de esta historia es una incógnita, pero espero que pronto su protagonista, que sé que me lee, nos saque de dudas.

Muchas gracias Sarita por habernos contado tu historia. "La vida infértil" es dura, tú eres otro ejemplo más, pero espero que, esta vez sí, vuelvas a casa con tu rosa

Si os ha gustado esta historia y tenéis alguna que queráis contarme, anécdotas graciosas, experiencias tristes, situaciones que os hayan indignado... cualquier vivencia tiene su hueco en "La vida infértil" y podéis mandármela a lorartemail@gmail.com.

6 comentarios:

  1. Muchas gracias Lorarte por contar mi historia y darme un hueco en tu blog. Finalmente ayer no quise hacerme el test, me daba pánico ver el negativo. Pero he pasado muy mala noche soñando con positivos y negativos y esta mañana he decidido hacerme uno: blanco nuclear. La regla la espero para mañana o pasado así que ya debería marcarse no? Sí, ya sé que es posible tener un falso negativo y que mientras no aparezca la regla hay esperanza. Pero tengo la mala (o buena) costumbre de ser demasiado realista y, en el fondo, hace mucho tiempo que sé que la IAC no me iba a funcionar.
    Cierro este capítulo de mi vida para empezar otro camino más duro y más largo. Ojalá esta historia tenga algún día un final positivo. Ahora toca terminar estos pocos días de betaespera (siempre queda una pequeña ilusión) y cuando llegue la regla poner un punto y aparte, descansar un poco de hospitales y pinchazos y coger carrerilla para empezar en septiembre con más fuerzas y ganas que nunca.
    Mando un beso a todas las que pasais por aquí, las que habéis pasado por estos tratamientos, las que estáis a punto de pasarlos, las que seguís luchando por vuestros sueños y las que finalmente lo conseguisteis. Y sobretodo, mando un beso y un abrazo muy especial a la escritora de este blog por estar ahí en esos momentos difíciles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay mi Sarita! Yo también te mando un abrazo y un beso muy muy fuertes. Todavía no está todo perdido, si tu IA fue el 20 estas en tu día 12 post ovulación, a vecs hasta el día 14 no se marca. Es verdad que hay mujeres a las q se les marca desde el día 11, pero todo depende de la sensibilidad del test, si era d los sensibles o los normales. Así que de momento tranquilidad y, aunque te vayas mentalizando, no lo des todo x perdido.
      Espero tus noticias, pero quería que supieras que muchas chicas me han preguntado en la #infertilpandy x ti, querían saber si lo habías conseguido y te desean todo lo mejor. Lo digo xq aunque no han comentado en el blog y no las veas x aquí, si q han preguntado x Twitter.
      Te mando un besazo y ya sabes que para lo que necesites aquí estoy. Mucha fuerza!

      Eliminar
  2. Un beso muy fuerte Sarita y mucho ánimo. Cada letra que leo es como si la hubiera escrito yo. Todas las que estamos pasando por la vida infértil es como si estuviéramos unidas por un lazo que nos conecta. Tarde o temprano dejaremos atrás la palabra infértil, ya verás. Esta lucha nos hace más fuertes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá que si, que pronto podamos dejar atrás la infertilidad y cumplir nuestro sueño. Muchas gracias x tus ánimos y mucha fuerza para ti también! Todas estamos unidas por este duro camino. Besos!

      Eliminar
  3. Joe... muchas gracias por vuestros ánimos... y dale también las gracias a las chicas de las infertilpandy que se han preocupado por mi historia. La verdad que emociona ver cómo personas a las que no conoces de nada son capaces de empatizar contigo y sentir tu pena como si fuera la suya propia. Ayer pasé un día bastante malo, pero leer esto esta mañana le hace a una recuperar el ánimo...
    No me cansaré nunca de daos las gracias por todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro que sí, tienes que recuperar el ánimo para seguir luchando. Además, quién te dice que el día 5 no te lleves una sorpresa en la beta e? Todo puede ser... Yo también soy de las que ve el blanco nuclear y pierde toda esperanza, además nosotras somos las que mejor conocemos nuestro cuerpo y nos "olemos" lo que está pasando ahí dentro.
      Bueno preciosa, a levantar el ánimo. Sé que es duro porque yo he pasado por 5IACs y acabé destrozada, y ya con la última FIV ni te cuento. Pero aunque ahora no lo veas,se remonta. Aunque caigamos, nos levantaremos. Yo misma puede que caiga otra vez en pocas semanas, pero no me quedará más narices que levantarme otra vez para seguir luchando.
      Un besazo!

      Eliminar

EL CAMINO ES MÁS CORTO EN COMPAÑÍA, ¡ANÍMATE A COMENTAR!

Sígueme por mail y no te pierdas nada