domingo, 20 de diciembre de 2015

La magia de París...

 

Pues no, la magia de la ciudad del amor por excelencia tampoco funcionó. Yo tenía mi Clearblue guardadito en la maleta por si acaso, pero no pudo ser. La ausencia total de síntomas me tuvo unos días esperanzada (me niego a pensar que el milagro no puede ocurrirnos), pero el día 27 del ciclo, ahí estaba la de rojo, puntual, justo 14 días después de haber ovulado. En ese sentido la naturaleza funciona maravillosa y fastidiosamente bien en mi cuerpo...

Aún así no me vine abajo, ninguno de los dos nos vinimos abajo. La regla apareció a media tarde, nos fuimos a nuestro hotelito del barrio latino un rato, nos abrazamos, me tomé algo para el dolor y volvimos a salir a la calle a disfrutar de un París inusualmente cálido para ser diciembre. 

Nos tomamos algo en el barrio Le Marais (ahora tristemente famoso por los últimos atentados), hablamos de lo que nos tocaba afrontar en adelante, de la in vitro, de nuestras expectativas... nos mentalizamos un poco más mientras cenábamos y luego nos fuimos a un concierto a intentar olvidar que una vez más no lo habíamos conseguido.

 Al día siguiente, tal y como me dijeron en mi centro, llamé para avisar de que me había bajado y para pedir instrucciones. Y una vez más la SS hizo gala de su savoir faire, nunca mejor dicho dadas las circunstancias. La cosa sucedió más o menos así.

Marco el número como unas tropecientas veces antes de que me cojan (es el truco porque sólo se puede llamar de 10-12 y cuando no está comunicando es casi un milagro que te cojan, así que esto es como en la semana fantástica de la ovulación, cuantos más intentos, más probabilidades de éxito). Finalmente me cogen.
- Unidad de reproducción humana digame???...- el tono de recepcionista de supermercado resonó en mi lado del teléfono, a miles de kilómetros de distancia podía sentir el "ni fu ni fa" de aquella secretaria. 
- Si, hola... buenos días... mire llamaba porque me dijeron que empezaba con in vitro en enero y que avisara con la regla de diciembre, mi nomb...
Al otro lado de la línea la voz seca y tediosa de la secretaria me cortó sin ningún tipo de miramiento.
- Sí, sí... mira... si puedes esperar un momento, es que estoy atendiendo a una pareja ahora mismo e? No cuelgues...
Balbuceé intentando explicarle que estaba en el extranjero, que no podía estar esperando porque me iba a salir caro, que por favor me diera cita que iba a ser rápido... pero fue en vano porque ella ya no estaba escuchando, el clonc del teléfono sobre su mesa se oyó claramente. 
Así que esperé pacientemente mientras atendía a aquella pareja. Era su primera vez en reproducción asistida, a ella le daban cita para los análisis de sangre y a él para el seminograma. Estaban nerviosos, se les notaba... Tenían tantas preguntas... y allí nadie se las estaba respondiendo. Empaticé mucho con ellos en esos momentos, nos ví a nosotros cuando empezamos con todo esto. Por unos segundos pensé que aquello de que no estam@s sol@s es una gran verdad...
Y así estuve diez minutos de reloj, ¡diez minutos señores! Con el teléfono pegado a la oreja esperando que aquella secretaria se acordara de que estaba al otro lado. Pero nada. Terminó con la pareja y se puso a hablar con una compañera de unos papeles que había dejado no sabía muy bien donde y que no encontraba.
Grité por si alguien podía oírme.
-Holaaaaaa, holaaaaaaa!!!!
Y nada. Ya llevaba más de diez minutos, así que opté por colgar, esperar a que se diera cuenta de que me había dejado literalmente colgada, y cuando el teléfono volvió a dar tono (pasaron como cinco minutos) volví a la carga. Y me cogieron, milagrooooo!!! Otra vez la misma mujer.
- Unidad de reproducción humana digameeeeee???- esta vez me pareció que la "e" final se alargaba infinitamente, casi como un eco.
-Hola, soy la chica que he llamado antes...- bla, bla, bla...le conté más o menos lo mismo y volvió a cortarme.
-Espera que tengo que coger unos papeles...
-No! pero no me cuelgues, no me dejes en espera...-me salió del alma, no quería ser impertinente, pero me ví otra vez apartada en una esquina de su mesa- es que estoy fuera, en el extranjero y...
-Oye??? es que no te oigo nada e? Pero mira, que aquí no colgamos a nadie
-No... ya... no me refería a colgar, quería decir que...
-No te entiendo nada... se oye fatal
-Ya, es que ya le digo que estoy fuera y por eso...
-Bueno, pero que aquí no colgamos e? Cuándo te ha bajado la regla?

El resto me lo voy a ahorrar porque lo único realmente importante que dijo es el día de la cita. Nuestra primera cita para empezar en el universo in vitro. Será el 31 de diciembre. El último día del año, el día que cerraremos una puerta y abriremos otra. El mismo día, por cierto, que fuimos por primera vez a la unidad de reproducción humana (el año pasado) y nos despacharon con un taco de volantes para análisis, seminogramas y citas varias. Una fecha que se repite en nuestro historial infértil, pero que esta vez espero que de verdad sea el principio de algo muy grande.

Y eso es lo que he tenido en mente los últimos días de mis mini vacaciones parisinas. El 31 de diciembre, la nueva etapa, la nueva oportunidad. Pensaba en lo que nos deparará el 2016 mientras caminaba por los Campos Elíseos, mientras veía una puesta de sol sobre el Sena, mientras removía un chocolat caliente en un pequeño bistrot parisino del barrio de Saint Germain... Con un punto de tristeza por haber llegado hasta aquí, pero con mucha ilusión. Ha sido una cierta ventaja que me haya bajado la regla durante estos días de descanso, porque hemos tenido mucho tiempo para hablar y mentalizarnos.

 
Creo que puedo decir que estoy lista. He asumido que este es mi camino, hasta nueva orden claro, ahora toca luchar. Y es lo que vamos a hacer. 


4 comentarios:

  1. Una pena que no volvierais tres de París, nunca hay que perder la esperanza. Ya se que viste a la cigueña secuestrada, jajaja. Que te voy a contar de la SS, que no sepas... Que peleas he tenido con la "majisima" secretaria de mi hospital...
    Mucha suerte en esta nueva etapa, acabareis el año abriendo una nueva puerta hacia un precioso futuro, estoy segura. Muxuxux

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eskerrik asko wapi!!! Que vivan esas secretarias que nos dan tanto material para nuestros posts!! Si no fuera por ella la mitad de esta entrada no existiría. Así q desde aquí, mi más sincera gratitud.
      Mucha suerte para tí tb y animo en la recta final de la betaespera. Te deseo un positivo gigante. MXXXX!!!

      Eliminar
  2. eso es cielo, a luchar a dar pelea, que este ultimo dia del año sea el comienzo de algo hermoso, un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias compañera! Ojalá q si, ojalá q el 2016 abra la puerta d nuestros sueños,d toda la #infertilpandy. Pero para q eso llegue, toca luchar. Besos!

      Eliminar

EL CAMINO ES MÁS CORTO EN COMPAÑÍA, ¡ANÍMATE A COMENTAR!

Sígueme por mail y no te pierdas nada