martes, 1 de septiembre de 2015

Cuarto negativo...



Seguimos sumando negativos. Tampoco ha habido suerte en la cuarta inseminación artificial. El camino va a ser muy MUY largo.

La verdad es que estoy bastante mejor de lo que pensaba, sobre todo teniendo en cuenta que acabo de quemar uno de los cartuchos más importantes en el proceso de inseminación artificial. Como ya os he contado en algún otro post, la gran mayoría de las parejas que se quedan embarazad@s por este método, lo hacen en los primeros cuatro intentos. El porcentaje de éxito de cada ciclo es acumulativo y va aumentando, siendo la tercera y la cuarta inseminaciones las que mayor tasa de embarazo arrojan por estadística. En nuestro caso no ha sido ni a la tercera, ni a la cuarta, ni a la segunda ni a la primera. Simplemente no ha sido.

Todavía nos quedan otros dos intentos, pero lo cierto es que no creo que vaya a funcionar. Si no lo ha hecho ya, cuando todo estaba perfectamente y todos los médicos nos daban esperanza porque tenía "muy buena pinta", sería todo un milagro que en uno de los dos últimos intentos llegara el positivo. Pero bueno, la esperanza es lo último que se pierde, yo nunca la pierdo hasta el test, así que no lo voy a hacer por mucho que a partir de ahora lo vea todavía más complicado. Seguiremos el camino que nos han marcado, dos inseminaciones más, y a por la in vitro (por cierto, ya estoy en lista de espera!)

Pero hasta entonces toca seguir formando parte del "Club de la Rayita Solitaria". Esta mañana cuando la he visto por enésima vez no he sentido ni frío ni calor. La he visto y creo que de alguna forma he pensado que era normal, que ése era mi mundo y éso, la dichosa raya en singular, lo único que me estaba permitido ver en un test de embarazo. No sé cómo explicarlo, es como si a estas alturas tuviera asumido que es lo que me corresponde, ver pruebas negativas, de una única raya rosada sobre un fondo blanco inmaculado. Ver las dos rayitas del milagro me parece casi utópico, inalcanzable, aunque quizá por eso seguiré luchando con todas mis fuerzas. Porque es difícil, sí, pero nosotros también nos merecemos ser padres, formar una familia y ser felices, MUY FELICES.

Aunque me deje la salud hormonándome, porque manda narices la de m... que nos tenemos que poner, seguiré adelante, pensando que ya queda menos, que ya hemos recorrido mucho camino y que el final no puede estar muy lejos. Eso es lo que me mantiene optimista hoy, pensar que ya estamos más cerca, y sobre todo el ser consciente de que estando triste y deprimida sólo pierdo un valiosísimo tiempo de mi vida que ya no voy a poder recuperar. No voy a ser madre cuando yo quería, vale. A partir de ahí, sólo me queda luchar por mi sueño, cueste lo que cueste. No importa cuantas veces caigamos, lo importante es que nos levantemos y sigamos.





5 comentarios:

  1. Gracias por compartir tu historia. Me ha ayudado mucho
    Justo hoy has hecho que no me sienta sola. Ahora se que no soy la única. Espero que tu sueño se haga realidad. De todo esto sólo puedo decir que es una bendición tener una media naranja así... para vivir todo esto se necesitan toneladas de amor. Ese amir que te han dado es excepcional. Abrazos a ambos.

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias por leerme. Me alegro de haber podido ayudarte en tu lucha y haberte hecho sentir acompañada. Ese es el objetivo de este blog, ayudar y acompañar. Nunca pienses que estás sola, porque, aunque no lo sepamos, no lo estamos. No estamos solas, somos muchas las que luchamos día a día por este sueño y aquí es donde nos encontramos. Mucha fuerza en el camino y espero que consigas tu sueño. Para lo que quieras, aquí estoy! Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  3. Acabo de descubrir tu blog y por desgracia mi historia es muy parecida a la tuya.... Anima ver que no soy la única en esta lucha en la que tantas veces me he sentido tan sola y desamparada.
    Por aquí seguiré leyéndote y esperando compartir pronto nuestros positivos! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Acabo de encontrar y leer parte de tu historia tan parecida a la mia y por fin no me he sentido ni sola ni loca en esta lucha. Muchas gracias por estar ahí compartiendo tus alegrias, penas, miedos, decepciones... todas esos sentimientos que nos acompañan en batalla que a veces se ace tan cuestarriba. Un arazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Narita Blue! Gracias de verdad por leerme y por tus comentarios. No sabes cómo me alegra saber que puedo ayudar con mi historia. Por supuesto que no estas loca, sólo que esta lucha desespera demasiado a menudo y pocos lo entienden. Para lo que quieras ahora ya sabes dónde estoy. Espero que tu búsqueda acabe en positivo, pero mientras llega, como digo siempre, MUCHA FUERZA. Siempre con la cabeza bien alta y sin olvidar que no estamos solas, que somos muchas las que estamos en esta lucha y aquí es donde nos encontramos!

      Eliminar

EL CAMINO ES MÁS CORTO EN COMPAÑÍA, ¡ANÍMATE A COMENTAR!

Sígueme por mail y no te pierdas nada