lunes, 13 de julio de 2015

Se agota la cuenta atrás, ¡dos días para el test!



Me quedan dos días, 48 horas, 2.880 minutos para salir de dudas y, debo admitirlo, estoy nerviosa. Es lo que hay, me está costando cada vez más aguantar el tipo. El fin de semana he estado entretenida con compras y trasteando con las flores de mi pequeña terraza, pero hoy lunes, a dos días del temido "pipitest", no aguanto maaaaaás!!!!

Lo peor de todo es que han vuelto los temidos tirones de ovarios de las otras veces. En el post anterior os dije que estaba optimista porque no habían aparecido todavía y porque sólo tenía dolor de regla. ¿Lo recordáis? Pues bien, hace dos o tres días ahí estaban otra vez, en su versión más dura tirándome de "ahí abajo" con insistencia. Como queriendo decirme "estabas tranquila porque no tenías casi síntomas,¿e?... pues se acabó!" Y vaya si se acabó, vuelta a comerme la cabezota otra vez. Ayyyyyyyyy... pero qué duro es ésto de ser "des-esperante".

Sólo hay una cosa que me tranquiliza un poco, que los famosos tirones se concentran en su mayoría por la tarde-noche. Son bastante seguidos, no sólo dos o tres aislados durante el día como anteriormente. ¿Será eso bueno? Vaya usted a saber... A estas alturas ya no sabe una qué pensar.

Entretanto, por cierto, hace cosa de tres o cuatro días que no siento ningún tipo de dolor en los pechos. Nada, cero, nothing, rien... Y ya sabemos todas por experiencia que cuando se quita el dolor "ahí arriba"... viene lo malo "ahí abajo". Sí, ya sé que muchas estaréis pensando en esos casos que habéis leído por internet (yo casi me los sé de memoria...) de chicas que consiguieron su positivo cuando dos o tres días antes de la prueba se les habían desinflado las tetas. Es verdad, todo puede ser, y por eso no he perdido la esperanza al 100%. Sólo pienso que tengo unas poquitas menos de posibilidades de ver por fin las dos rayitas.

Pero hasta el día del test no hay nada perdido, así que de momento sigo pensando que mi embrioncito está ahí enganchándose con todas sus fuerzas a mí, porque sé que eso algún día me habrá de pasar a mí también, tarde o temprano, LLEGARÁ.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL CAMINO ES MÁS CORTO EN COMPAÑÍA, ¡ANÍMATE A COMENTAR!

Sígueme por mail y no te pierdas nada