lunes, 22 de junio de 2015

¿Y ahora qué?

Cuando nos dijeron cuál era nuestro problema nos llevó un tiempo hacernos a la idea de lo que podíamos esperar a partir de entonces. La cosa estaba así, yo tenía hipotiroidismo subclínico y mi pareja astenozoospermia. Bien. ¿Y qué se supone que se debe hacer ante eso?



La verdad es que a nosotros no nos dieron demasiadas explicaciones, simplemente nos dijeron que no debíamos preocuparnos, que no teníamos ningún problema grave y que siguiéramos intentándolo porque a veces era normal estar un año buscando sin resultados. Así que eso hicimos, seguimos haciendo nuestros deberes y entre tanto yo concerté una cita con el endocrino para solucionar mi pequeño problema con la tiroides.

Al parecer esta hormona juega un papel fundamental en el ciclo reproductor y es la responsable de regular las menstruaciones. En mi caso, tener hipotiroidismo subclínico no suponía nada grave, era algo que, de no ser porque estoy intentando quedarme embarazada, no me hubieran tratado. Según dicen, la hormona tiroidea es clave los tres primeros meses del embarazo para el desarrollo del feto y para evitar malformaciones. Además, las mujeres que padecen hipotiroidismo tienen más riesgo de aborto. Por otro lado, si el grado de hipotiroidismo es alto, puede dar lugar a ciclos anovulatorios, es decir, que no hay ovulación. De modo que está claro que a esta glándula hay que tomársela muy en serio.

A mí me recetaron unas pastillas, Eutirox 50, y me dijeron que tomara una al día. Con eso, en principio debía ser suficiente para regular la glándula, que estaba produciendo por debajo de lo ideal. Sobre estas pastillas he de decir que no me han producido ningún efecto secundario. Al principio tenía miedo de que pudieran sentarme mal porque había leído de todo, pero en mi caso, y con mi dosis (una pastilla de 50mg al día) no he notado absolutamente nada. Bueno, para ser totalmente sincera algo sí he notado. Tres meses después me hice un análisis de sangre para comprobar que todo iba bien y así fue. Las palabras de la médico fueron: "tu cuerpo ya está en condiciones perfectas para quedarte embarazada". 

Pero esto de los embarazos suele ser cosa de dos, y todavía nos quedaba por averiguar qué íbamos a hacer para plantarle cara a la astenozoospermia. Sabíamos que en ningún caso se trataba de algo severo y estábamos dispuestos a hacer lo que fuera necesario, pero en el caso de los hombres, así como a las mujeres nos meten todo tipo de hormonas para ovular y preparar nuestro cuerpo, no parece haber nada para mejorar la calidad del semen. Aún así, nosotros seguíamos esperanzados con la maca andina, el zinc y las vitaminas. Confiábamos en que eso pudiera hacer mejorar los "bichitos" y el tiempo nos iba a dar la razón. Pero eso es otra historia y toca contarla un poco más adelante. Porque la lucha no había hecho más que empezar.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL CAMINO ES MÁS CORTO EN COMPAÑÍA, ¡ANÍMATE A COMENTAR!

Sígueme por mail y no te pierdas nada