domingo, 28 de junio de 2015

Si no fuera por ellos...

Hoy quiero abrir un pequeño paréntesis en mi relato. Siempre suelo hablaros de mí, de mis síntomas, mis pinchazos, de mis miedos... Pero esta vez voy a pasar, con vuestro permiso, a un segundo plano. Ésta no va a ser una entrada muy larga porque simplemente quiero dar el reconocimiento que se merece a mi media naranja.

De él sólo sabéis que le diagnosticaron astenozoospermia, pero me gustaría decir también que es un luchador y un apoyo muy importante en mi vida. Porque, ¿qué sería de nosotras sin nuestras parejas en esta lucha? A veces, por desgracia, se nos olvida que a nuestro lado hay otra persona sufriendo con cada negativo, que se entristece cuando nos ve pasarlo mal; para ellos la lucha, aunque distinta, también es dura. Y sin ellos seguramente no saldríamos adelante. Sin ellos simplemente no habría lucha.

Por eso hoy quiero reconocer en mi blog a quien está siempre, incondicionalmente, conmigo. Gracias por aguantar mis cambios de humor, por tu paciencia, por contar hasta diez cuando tengo un mal día y me enfado con cualquier cosa, por darme un abrazo cuando yo te lo he negado porque no tenía fuerzas ni para eso. Gracias por ayudarme a levantarme cada vez que he caído. Gracias por no juzgarme, por entenderme, por hablarme con ternura cuando yo me enfado con el mundo. Gracias por convencerme de que algún día, tarde o temprano, llegará. GRACIAS, con mayúsculas y de corazón.





Dedicado a todas esas medias naranjas luchadoras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL CAMINO ES MÁS CORTO EN COMPAÑÍA, ¡ANÍMATE A COMENTAR!

Sígueme por mail y no te pierdas nada