domingo, 3 de abril de 2016

La vida infértil: La historia que me atormenta


Hoy estreno mi nueva sección "La vida infértil" y lo hago abriéndoos mi corazón. Os voy a contar una de mis experiencias más dolorosas y que más me atormentan. Por más que intento borrarla de mi mente, no puedo, la culpabilidad me persigue, y eso que he pedido perdón una y mil veces. Esta "historia de mi vida infértil" que por fin me atrevo a contar hoy es la prueba, o así lo veo yo al menos, de lo KO que nos deja toda esta lucha contra la infertilidad. Tanto que ni siquiera somos nosotras. Por eso nos pasan cosas que jamás creímos que nos pasarían.


No me resulta nada fácil contaros esta pequeña parte de mi vida, por aquello del miedo a ser juzgada etc... pero voy a hacerlo, porque creo que es posible que a alguien le haya pasado algo parecido, si no igual, y quizá a ese alguien le ayude saber que no es tan raro lo que le pasó. Aquí estoy yo para demostrarlo.

Empezaré por el principio. Allá por febrero de 2014 nos pusimos medianaranja y yo "manos a la obra" para intentar tener familia. Esa historia ya os la sabéis. Pero hubo alguien que se enteró mucho antes que vosotr@s de esta búsqueda que por entonces acababa de empezar . Mi madre, por supuesto, y mi mejor amiga. Ella lo supo desde el primer mes, desde el primer negativo. Siempre me decía que no me preocupara, que algún día llegaría, que hay gente a la que le cuesta... Me animaba, vamos. Podría decirse que era mi confidente.

Fueron pasando los meses y no lo conseguíamos, pero a nuestro alrededor sí. Otras amigas se fueron quedando embarazadas, lo anunciaban y yo sonreía y las abrazaba mientras luchaba por olvidarme de mi último negativo. Ellas no sabían que yo llevaba tiempo intentándolo y me regalaban frases del tipo "chica pensaba que a estas alturas ya habrías anunciado tu embarazo, me has decepcionado, jajajaja..." o "anímate, nosotros ya ves, a la primera, en la luna de miel y casi sin intentarlo". Los típicos comentarios que se hacen sin mala intención, desde la más absoluta ingnorancia, pero que se te clavan como puñales. En esas ocasiones, era mi mejor amiga quien venía a preguntarme a ver qué tal estaba, a animarme.

Siguieron pasando los meses, ya llevábamos 9-10 intentándolo, y empezamos a probar cosas: la maca, las vitaminas, la onagra, los test de ovulación... Yo le iba contando todo a mi amiga. Una noche que estábamos de fiesta le dije, por primera vez y con todas las letras, lo duro que era todo esto. Ella ya sabía que lo estaba pasando mal, pero me sinceré del todo. Le conté lo cansada que estaba, que sentía que empezaba a no ser yo, que la situación podía conmigo. Le dije que si algún día necesitaba mi ayuda, ahí me tendría . Le ofrecí mi apoyo incondicional. Ella me dijo que por sus reglas irregulares (a veces podía estar meses sin período), tenía claro que le iba a costar también. Yo le dije que podía ser, pero que nunca se sabe. Y le pregunté si tenían pensado empezar a intentarlo. Su respuesta fué NO.

Un mes después medianaranja y yo nos fuímos lejos, muy lejos, de vacaciones, para desconectar. Lo necesitábamos y nos cogimos tres semanas para irnos donde nadie más que nosotros importáramos, aunque sólo fuera por algunos días. Fue el mejor viaje que hemos hecho, y pensé que volveríamos tres. Pero no fue así, relajarnos tampoco sirvió para nada. Cuando volvimos mi amiga me preguntó qué tal estaba y le dije que desconectar me había ayudado y que estaba algo mejor.Volví a insistirle en que si alguna vez me necesitaba, no dudase en recurrir a mí. No me contestó, sólo me dijo que se alegraba de que estuviera mejor.

Mi madre siempre ha dicho que yo soy un poco bruja, y creo que razón no le falta. Dos semanas después de volver del viaje tuvimos una cena con las parejas. Dos de ellas ya habían anunciado que estaban embarazadas hacía meses, pero había una tercera embarazada en esa mesa, y no era yo. De repente, en medio de la cena mi mejor amiga dijo:

- Chicas, que tengo algo que deciros, que estoy embarazada...

Fue escuchar esas palabras y una especie de goooong!!! retumbó en mi cabeza, dejando ese eco de pitido sordo en tus oídos que hace que todo lo que está pasando a tu alrededor parezca irreal. Pero era real, muy real. Y todavía hoy lo recuerdo tan nítido, tan claro. Su cara de felicidad, mezclada con una especie de alivio de por fin lo he dicho... Y acto seguido me miró a mí. Me miró a los ojos buscando una reacción. Pero no la hubo, porque me quedé sin pulso, sin aire, sólo ese goooooong!!! sonando infinito en mi cabeza.

No podía creérlo. Yo le había estado contando el paso a paso de mi búsqueda, mis fracasos, mis miedos, le había hecho mi confidente y le había tendido mi mano. Y ella no habia sido capaz de sincerarse conmigo. No lo entendía, no me lo creía más bien. En mi cabeza sólo rondaba una pregunta: ¿Por qué?. ¿Por qué después de tantos años, y después de meses de ser mi única confidente me entero así? ¿Por qué no ha confiado en mí? Medianaranja debía de estar pensando lo mismo, porque no paraba de decirme al oído "¿pero no te había dicho nada? ¿no lo sabías? no puede ser..."

Pues así fue. Todo el mundo se levantó a felicitarla y yo no pude ni darle dos besos, la felicité en la distancia, con un triste "enhorabuena" que no sé ni cómo salió de mi boca. Esa no era yo. Esa persona que estropeó la noticia más importante de la vida de su mejor amiga no era yo. Pero así fué como pasó. No fué el hecho de que estuviera embarazada, las que me habéis leído sabéis que eso, aunque me dé envidia, no me deja KO. Fué el descubrir que a pesar de que yo había puesto mi confianza en ella, no fue recíproco. Mi mejor amiga decidió no hacerme partícipe de la noticia de su vida. Y me sentí sola, muy sola. Sentí que si ella me fallaba, era como no tener amigas.

Hablamos largo y tendido al día siguiente de lo que había pasado. Yo le llevé un muñequito de peluche para su futur@ hij@, le pedí perdón una y mil veces, le dije que lo sentía, que no tenía excusa, lloré lo inllorable... Ella me miraba como sin saber qué decir, todavía hoy no sé si llegó a entenderme o me perdonó por pesada. Me dió sus explicaciones. Me dijo que no pensó que se iba a quedar embarazada a la primera de cambio y que por eso no me lo contó, que si hubiera tenido problemas claro que hubiera recurrido a mí. Sin embargo, al quedarse al primer intento se sintió mal y no supo cómo decírmelo. Dijo que no quería hacerme daño y que pensó que dar la noticia en grupo sería mejor, que no se imaginaba que eso me iba a hacer daño.

Esta es mi historia, una de las peores experiencias que he vivido en esta vida infértil con la que me ha tocado pelear. Me arrepiento muchísimo de mi actitud aquella noche, en aquella cena, me atormenta cada vez que la recuerdo, pero ya no hay vuelta atrás. Lo hecho, hecho está. La cagué, punto. Y me hicieron daño, mucho daño. Esas son las dos conclusiones que saco de aquella fatídica noche.

No quiero excusarme, tenía que haber tragado saliva y haberme comportado como una persona normal. Pero no pude, mi yo infértil no me lo permitió. Y nunca me lo perdonaré. No importa las veces que ella me haya dicho que está olvidado. Yo no lo olvido, no me lo perdono. No sé si algún día podré hacerlo. Creo que contarlo hoy ha sido el primer paso.

Ahora espero vuestras historias. ¿Os ha pasado algo parecido, diferente pero igual de doloroso, algo surrealista que nos haga reír? Mándame tu historia de la vida infértil a lorartemail@gmail.com


14 comentarios:

  1. Hola guapa!! Me ha emocionado mucho tu historia, creo que es muy duro lo que te paso, hasta que una no esta pasando por esa situación no sabe lo que es, que parece que todo el mundo lo consigue menos tu, esa rabia no es de envidia hacia tu mejor amiga ni mucho menos, es de impotencia hacia tu situación, es de haber preferido que te lo digan en privado y de otra manera y haber reaccionado ante ella con verdadera sinceridad y no ante la incomodidad de la situación de que la otras personas que no tienen porque saber o intuir tu dolor si tu no quieres, creo que no te tienes que sentir más culpable, que todas hemos pasado por esa maldita situación y que tu reacción es totalmente justificada, si ella no lo hubiera sabido quizás no, pero sabiéndolo, ella podría saber que iba a ser duro para ti, todas hemos llorado por un nuevo positivo y si es cercano más, pronto llegará el nuestro, ya verás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras de ánimo anitabnm!!! La verdad es que es duro pasar por estas cosas. Son duros los positivos cuando tú no lo consigues, pero tedavía más si el positivo es de alquien a quien quieres y en quien confías, y ese alguien, por lo que sea (en este caso miedo a hacerme daño, culpabilidad...) te lo ha estado ocultando. Lo que más me dolió fue que después de todo lo que me había "abierto", ella no fuese capaz de compartir conmigo su positivo, igual que yo compartí con ella mi primer negativo y mi búsqueda. Pero la vida es dura, y "la vida infértil" todavía más. Gracias otra vez por tus palabras. Un beso!

      Eliminar
    2. Hola, corazón... quiero decirte que comprendo perfectamente tus sentimientos y tu reacción ante la noticia de tu amiga. Yo creo que tu amiga, por miedo a hacerte daño seguramente, pensó que si te daba la noticia en privado tú romperías a llorar y, a lo mejor, tendrías una mala reacción y, si te lo decía en público, pues tú sabrías controlar tu sorpresa-decepción-frustración... No digo que apoye su decisión, creo que ella debería habértelo dicho en privado pero claro, las personas de nuestro alrededor no siempre actúan como nos gustaría.
      A nosotras no nos duelen los positivos de las demás sino los negativos propios. Pero quien no ha pasado por esto ni se imagina lo que hay detrás de la infertilidad. Yo misma era de esas personas que decía: ¿y vosotros para cuándo? sin saber el dolor que podía entrañar esa frase.
      No te atormentes por no haber reaccionado de una manera "políticamente correcta", tampoco te irrites porque tu amiga no confió en ti porque somos humanos y nos equivocamos.
      Hay que vivirlo para saber lo que se sufre. Tienes todo mi apoyo y comprensión y sabes que puedes escribirme siempre que te apetezca por aquí o por mail porque a mí me encantará leerte y sé que es de ayuda leer a otras personas que están en tu misma situación. Yo también he sentido esa soledad de la que tú hablas pero estar en contacto con gente como tú me hace sentirme menos sola.
      Siempre gracias por compartir tu historia.

      Eliminar
    3. Hola wapi, muchas gracias por tu apoyo. Está claro que tomó la decisión equivocada, igual que yo al reaccionar de aquella forma. Como dices, somos humanos y nos equivocamos, y eso es lo que pasó. Ha pasado más de un año de eso ya, así que va siendo hora de olvidarlo, pero cuesta. Contarlo en el blog, sin embargo, ha sido un paso importante, es como si me hubiera liberado.
      Muchas gracias una vez más por estar ahí, ya sabes que para lo que quieras yo también estoy por aquí! ;-)

      Eliminar
  2. Te entiendo perfectamente compañera. Yo planeaba convertirme en madre con mi mejor amiga.... "vamos a pasarlo juntas..." bromeábamos con esa idea, pero amabas queríamos tener niños pronto. Yo me casaba en breves y tenía claro que tras la boda lo intentaríamos. Ella decía que esperaría a que pasaran todos esos eventos, que había que disfrutarlos a tope... Pues un mes antes de mi boda, se quedó embarazada sin buscarlo. En ese momento me alegré por ella, y me puse muy contenta. Después empezó mi búsqueda, y como sabes, no llegaba... y empecé a sentir esa envidia odiosa que tan mal nos hace sentir. Cada vez que la veía me contaba que no sentía que tuviera instinto, que si se sentía rara, que si esperaba que cuando naciese ese sentimiento cambiara... ¡No se sentía madre! Y yo cada vez que la veía volvía a casa llorando de rabia, pensando en que injusto era todo, ella se quedaba embarazada sin buscar... y a mi no me llegaba. Creo que son sentimientos incontrolables, y dañinos por contradictorios. Pero siempre tuve claro que lo que me dolía era la situación, nunca la culpé a ella. Pero es muy, muy duro. Ánimo preciosa, esta lucha es más larga para unas que para otras, pero estoy deseando que te llegue pronto. Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola wapi,la verdad es que nos toca vivir momentos duros en este camino, por si no tuviéramos suficiente con ser infértiles. Pero es lo que hay.
      A tí ahora al menos te toca la parte buena, la de disfrutar después de luchar. Qué tal vas? ESpero que vaya todo muy bien y en ocho meses seas la madre más feliz del mundo. Un besazo!

      Eliminar
  3. Hola preciosa¡ Que decirte antes esta historia que te atormenta...Pues que creo que eres muy buena persona y yo debo ser algo mas retorcida. Lo mas lógico y normal es la reacción que tu tuviste, y ya te digo que eres muy buena persona, pq has pedido perdón muchas veces y veo que te sigue pesando en el alma. Como infertil y totalmente empatica contigo te diré que lo normal es lo que te pasó, lo que no me parece tan normal es la forma de llevarlo de tu amiga y creo que fue ella la que se equivocó totalmente en su forma de plantearlo y es ella la que debería llevar el peso que llevas tu. Perdoname si meto la pata, mi chico siempre me dice que soy muy tajante juzgando a las personas y tu has puesto este post con miedo a ser juzgada, y allá voy yo, juzgando a las demás con toda mi cara. Pero de verdad...no te sientas culpable por algo que es totalmente lógico en nuestra situación. Tu ya has hecho mucho al pedir perdón por tu reacción y no se si ella te ha pedido perdón a ti, pero creo que debería haberte dicho esto a solas y ser sincera cuando le preguntaste si estaba buscando bebe. En cambio lo soltó de sopetón sabiendo por lo que estabas pasando y delante de la gente para sentirse respaldada....Ufff es que me pongo mala de solo pensarlo...Que momento tuviste que vivir.
    Espero que dentro de poco puedas tu compartir tu gran alegría con nosotras, tus amigos y tu familia. Y quítate ya este peso que llevas, que bastante peso cargamos ya.
    Un besito preciosura¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola wapi! no te preocupes que no me siento juzgada, de hecho estoy de acuerdo contigo en todo, sólo que como sé que yo no actué de forma políticamente correcta, y como merecía una anuncio así, pues me siento mal. Por no haber sabido tragar saliva y no haber sabido alegrarme por ella, porque en ese momento solo pensaba en el daño que me había hecho y en la "traición" que suponía eso después de cómo le había abierto yo mi corazón. Además del hecho de que todos los que estaban en esa mesa se quedaron con mi cara de pasa, vieron como iba al baño y tardaba como veinte minutos en volver y vieron también que me iba de allí casi sin probar el postre. Vamos, que la mala de la película fui yo, porque de todas las personas que había allí,sólo ella sabía por qué había reaccionado tan malamente. A día de hoy todos losaben, pero dudo que nadie me entienda ni piense que mi reacción fue normal.
      De todas formas, lo que dices, debería quitarme ya ese peso de encima. Hablarlo con vosotras me está ayudando la verdad. Muchísimas gracias por el apoyo. ESpero que todas podamos tener nuestro positivo pronto, que ya es hora!

      Eliminar
    2. Tú reaccionaste de aquella manera porque te pilló completamente por sorpresa. Tu amiga en cambio, tuvo tiempo de pensar en cómo darte la noticia y no eligió bien. Las dos cometisteis un fallo, pero el tuyo nació de las entrañas que no supiste controlar tu reacción. No eres la mala en absoluto, y si los demás ahora conocen tu historia pues tampoco pensarán q eres la mala y mira, si lo piensan qué más da? Entierra ese sentimiento de culpa porque de verdad que tenías todo el derecho a reaccionar así.

      Eliminar
  4. Mi niña...no te atormentes. Los que estamos en el camino de la RA tenemos que sufrir tantas veces en silencio que cuando depositas tu confianza en alguien muy cercano y confiesas tu dolor, de algún modo, si sientes que te ha fallado, la reacción inmediata te impide reaccionar como lo harías si todo estuviese en "orden".
    Creo que reaccionaste de un modo completamente lógico, como lo hubiésemos hecho muchas y por el que no debes sufrir. Supongo que ella no te contó nada para no herirte, pero, si aceptas mi opinión, desde luego el modo en que lo hizo públicamente, para mí,tampoco fue acertado. Vuestra amistad se merecía una confesión privada y sincera entre dos buenas amigas. Seguro que de ese modo tu reacción hubiese sido bien diferente. Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias preciosa, me alivia saber que muchas pensáis que habríais reaccionado igual que yo... me siento mejor. Yo también creo que nuestra amistad se merecía exactamente lo que dices "una confesión privada y sincera entre dos buenas amigas". No podría haberlo descrito mejor. Eso es lo que me hizo daño, que no fuera así. Pero el cara a cara, según para quién,es duro. A ella supongo que le dió miedo mi reacción en la distancia corta. LO pasado, pasado está y habrá que pasar página. MIl gracias por tu apoyo!!!

      Eliminar
  5. Hola cariño,
    Yo veo que tu reacción fue totalmente normal. Y eso de culparte después tampoco lo veo justo.
    Para mi q no me contara seria como una traición después de saber por lo q estoy pasando.
    En esta situación te das cuenta de la gente q de verdad esta ahí y la q no.

    Nosotros teníamos una pareja amiga, y digo teníamos pq decidimos alejarnos de ellos. Ellos sabían todo por lo q estábamos pasando y cuando ellos se quedaron embarazados no paraban de hablar del tema, no paraban de decirnos quienes se embarazaban y lo maravilloso que era este mundo. Eso lo hacían constantemente día tras día cada vez q nos veían.
    Por supuesto q sabían nuestro dolor, pero pasaban totalmente, no les importabamos, no lo sentían, no tenían un poco de tacto.
    Así q me dolia eso mas q perder la relacion con ellos. Evidentemente nos alejamos y lo hemos llevado mucho mejor.

    Todo esto tb me ha servido para filtrar a verdaderos amigos. Q tb los tengo y me han sorprendido con mucho tacto, apoyo y ánimos ;)

    Un abrazo y q viva la verdadera amistad.

    ResponderEliminar
  6. Hola cariño,
    Yo veo que tu reacción fue totalmente normal. Y eso de culparte después tampoco lo veo justo.
    Para mi q no me contara seria como una traición después de saber por lo q estoy pasando.
    En esta situación te das cuenta de la gente q de verdad esta ahí y la q no.

    Nosotros teníamos una pareja amiga, y digo teníamos pq decidimos alejarnos de ellos. Ellos sabían todo por lo q estábamos pasando y cuando ellos se quedaron embarazados no paraban de hablar del tema, no paraban de decirnos quienes se embarazaban y lo maravilloso que era este mundo. Eso lo hacían constantemente día tras día cada vez q nos veían.
    Por supuesto q sabían nuestro dolor, pero pasaban totalmente, no les importabamos, no lo sentían, no tenían un poco de tacto.
    Así q me dolia eso mas q perder la relacion con ellos. Evidentemente nos alejamos y lo hemos llevado mucho mejor.

    Todo esto tb me ha servido para filtrar a verdaderos amigos. Q tb los tengo y me han sorprendido con mucho tacto, apoyo y ánimos ;)

    Un abrazo y q viva la verdadera amistad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola cielo, gracias por tus palabras. La verdad que desde que escribí este post he recibido mucho apoyo y eso me ha aliviado.Saber que mi reacción entra dentro de lo que podía pasar me hace sentir un poco mejor, aunque sigue sin gustarme esa versión de mí, pero está claro que las circunstancias hicieron que las cosas salieran así.
      Respecto a lo de esa pareja de "amigos", en fin... qué te voy a decir que no sepas. Hay gente que no tiene ni tacto, ni corazón. Por suerte siempre hay gente que está ahí de forma incondicional y sabe como apoyarte y hacerte sentir bien.
      Un abrazo fuerte y ánimo con esa ecoespera ;-)

      Eliminar

EL CAMINO ES MÁS CORTO EN COMPAÑÍA, ¡ANÍMATE A COMENTAR!

Sígueme por mail y no te pierdas nada