domingo, 18 de octubre de 2015

La montaña rusa de la infertilidad

Ser infértil tiene demasiadas desventajas, y ninguna ventaja. La soledad, la incomprensión, la impotencia de pegarse contra la misma pared una y mil veces, la medicación, los síntomas, las esperas, los negativos, las ilusiones que se desvanecen... Todo eso, y mucho más, forma un cóctel molotov que nos convierte en una verdadera montaña rusa de emociones.


Someterse a un TRA, ya sea IA o FIV, es mucho más que luchar por ser madre, es enfrentarse con tus propios demonios durante un periodo de unas cuatro semanas, siendo las dos últimas las peores. Si hubiera un gráfico para explicar nuestro estado de ánimo durante el proceso, sería más o menos así. (Pinchad para verlo en grande)


Montaña rusa emocional



Como se puede ver, la cosa se parece bastante a una montaña rusa. Un comienzo cuesta abajo en picado (lo que sería el bajón inicial de otro negativo y la llegada de la regla), un ligero remonte al empezar el tratamiento, con el control folicular y la inseminación empezamos a subir un poco más, la primera semana seguimos con el optimismo bien alto, y a partir de ahí... empiezan los loops de la montaña rusa. La segunda semana suele ser, por norma general, una auténtica locura, todo un sube y baja de emociones en función de los síntomas que vayamos experimentando. Subimos si no hay síntomas que nos desesperen, y bajamos si hay síntomas que anuncien la proximidad de la regla. Y como eso suele ir en función del día, pues estamos arriba y abajo, arriba y abajo...


Hasta que llega el "día T", el de la beta o del TE. Ese día los nervios y la incertidumbre nos hacen inevitablemente ir cuesta abajo, independientemente de cuál sea el resultado habrá un momento de caída libre, que nos hará volver a subir si es positivo, pero que nos hará descender todavía más si es negativo.


Con síntomas o sin ellos la montaña rusa de la espera hace acto de presencia siempre, y aguantar el tipo con tanto altibajo es complicado, diría incluso que misión imposible. Para sobrellevarlo hay poco que se pueda hacer, depende mucho de la persona, pero lo mejor es intentar estar entretenida con cosas que te gusten y que te hagan la espera más dulce.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL CAMINO ES MÁS CORTO EN COMPAÑÍA, ¡ANÍMATE A COMENTAR!

Sígueme por mail y no te pierdas nada