domingo, 5 de junio de 2016

Si me queréis... Cruzarlo todo!!!

¡Ya estoy de vuelta por aquí! Quizá me he hecho de rogar un poco, pero esta vez tenía que hacerlo así, necesitaba tener suficiente información para contárosla de golpe, no en pequeñas pildoritas, y hoy tengo mucha información.

Como sabéis, el jueves fue mi punción, mi segunda punción, que fue más o menos como la primera en cuanto a sensaciones porque fue con sedación y no me enteré de nada hasta que me llevaron de vuelta a la habitación. Llegué a eso de las 11.30 a la clínica, nos dieron una habitación, me puse el camisón y las zapatillas que tenía encima de la cama y esperé hasta que vinieron a buscarme. No os voy a engañar, era la segunda vez pero estaba nerviosa. Quizá un poco menos que la primera vez por aquello de que empiezas a conocerte el percal, aún así nervios había. Me ayudaron a subirme al potro, me colocaron cómodamente (bueno, todo lo cómoda que se puede estar en esa posición, ejem...) y me pusieron una vía. Eso fué lo que más me dolió, más que la primera vez de hecho (minipunto para la SS!). Enseguida la anestesista me dijo que empezaba a inyectarme la sedación y que iba a sentir como que me ardía la cara y la garganta. Yo sentí como un golpe de calor en el pecho, me sorprendió esa sensación y me hizo sacudirme. No era dolor, sólo como una sacudida de calor que me pilló por sorpresa. Acto seguido sentí esa ola de calor en la cara y la lámpara de quirófano empezó a moverse a un lado y a otro como por arte de magia. Mi visión empezaba a ser borrosa y recuerdo que lo último que dije, además de "menudo viaje", fue una vez más los nombres con los que llevamos soñando ya 2 años y 4 meses:

H & B

Y a partir de ahí pues todo más o menos igual. Sales de quirófano con un cuelgue más que considerable, tu marido y tu madre se ríen de tí a la cara porque dices cosas la mar de graciosas, desayunas, y en unas dos horitas estas en casa con un poco de dolor de ovarios, pero nada que no arregle un paracetamol y un poco de reposo. El balance de la punción fue bueno, me sacaron 13 ovocitos en total, dos menos que la otra vez que fueron 15, pero esta vez íbamos a por la calidad así que tampoco nos importaba tanto. Al día siguiente quedaron en llamarme para informarme de cuántos habían fecundado.

Amanecí el viernes más o menos tranquila pero a medida que pasaba la mañana los nervios se apoderaban de mí. No me separé ni un segundo del móvil, decidí leer un poco para estar entretenida, pero no me concentraba, no hacía más que imaginar lo que me iban a decir y tenía un miedo inmenso a la primera criba. A las once pasadas sonó mi móvil. Era el número de la clínica, ese número que ya he memorizado y que cada vez que lo veo hace que me dé un vuelco el corazón. Una voz al otro lado me preguntó qué tal estaba, yo le dije rápidamente que bien, que cada vez con menos molestias, quería que fuera al grano porque se me iban a salir las tripas por la boca de los nervios. La mujer que me hablaba insistía e insistía para comprobar que no tenía ningún síntoma, ni naúseas, ni dolor agudo, ni blablabla... Por favor!!! yo sólo quiero que me digas cuantos de mis óvulos han fecundado. Y después de unos minutos, o segundos no lo sé porque se me hicieron eternos, lo dijo: habían fecundado cuatro óvulos. De los trece que me sacaron sólo siete eran maduros y de esos siete, cuatro habían fecundado correctamente. Esas fueron sus palabras, que cayeron como un jarro de agua fría sobre mi cuerpecito infértil. Ya había empezado la criba, de 13 a 7 y de 7 a 4. ¿Y después que?

Pues para saber lo que vendría después tenía que esperar hasta el domingo, osea hoy. Las 48 horas del viernes hasta la llamada de hoy han sido horribles, no sabía que podía estar tan nerviosa por una llamada. He tenido hasta pesadillas ¡qué horror! La betaespera es mala, pero esto... es otro sinvivir más a añadir en nuestra lista. 

Esta mañana a las  7.15 ya estaba despierta con los ojos como platos, igual que un búho. He intentado dormirme, pero ha sido imposible. Al final me he levantado, y medianaranja también porque creo que le he puesto nervioso, y he desayunado lenta y tranquilamente, o algo... porque estar tranquila estos días no está siendo lo mío. Menos mal que esta vez me han llamado antes, a las 10.15 ha sonado el teléfono. Otra vez el número de la clínica. Medianaranja estaba en la otra punta de la casa y yo sólo he acertado a gritarle "¡son elloooos!". He cogido, la embrióloga muy amablemente se ha presentado y me ha dado el parte. A saber: los cuatro embriones siguen adelante a día +3. Uno es un embrión que han definido como perfecto, 8 células y calidad A (la verdad es que nunca soñé con un A), los otros tres van más lentos, tienen 5 y 6 células y no me han querido hablar de calidades pero entiendo que son más reguleros

Después de recibir la información ha venido el dilema. Tenía que decidir si los llevaba a día +5, a estado de blastocisto que da más garantías, o hacíamos la transferencia hoy. La embrióloga me ha explicado que si la hacíamos hoy sólo me podían transferir el embrión de calidad A, el resto no eran transferibles a día de hoy. Me ha dicho que los tres que van más rezagados es posible que se animen en las próximas horas y alguno llegue a blasto, de esa forma tendría transferencia de dos embriones a día +5 el martes. Mi primer pensamiento cuando me ha dicho que teníamos uno A ha sido ir a la clínica y llevármelo a casa, lo quería conmigo ya. Tenía, y tengo, miedo de perderlo, era algo que no esperaba conseguir la verdad. Sin embargo, la embrióloga me ha dicho que ese pequeño campeón tiene todo a su favor para convertirse un precioso blasto. Por supuesto no me lo asegura al 100%, porque en esto nada es del todo seguro, pero ella tenía claro que si no llega a día +5, es porque tampoco iba a llegar en mi útero.

Le he pedido 10 minutos para hablar con medianaranja y en cuanto he colgado su cara me lo ha dicho todo. Teníamos que ser fuertes y esperar. Porque si ese campeón se para podremos saber el por qué, nos dará información, además de un dolor que ahora mismo ya sólo de pensarlo me encoge el corazón. Pensándolo fríamente, tenemos cuatro embriones luchando por nosotros, y están en las mejores manos. Hemos llegado más lejos que nunca, y ahora sólo tenemos que esperar un poco más

He llamado a la embrióloga para comunicarle nuestra decisión y me ha dicho que era lo correcto, lo mejor que podíamos hacer. Con el pulso acelerado y todo el cuerpo temblando he colgado el teléfono. Medianaranja y yo nos hemos abrazado y nos hemos animado pensando que hacíamos bien, pero yo no he podido evitar llorar. De emoción, de pena, de rabia, de alegría, de miedo... de todo eso y mucho más junto. Porque aunque sea la decisión correcta, no puedo dejar de pensar en ese pequeñín al que podríamos haber traído a casa hoy. Llevo todo el día pensando en él, y en sus hermanitos luchadores, sé que pelearán para llegar al martes. 

"Aguantad un poco más pequeñines, en menos de 48 horas iremos a por vosotros"

Por eso esta entrada la he titulado así. Como dijo una vez la gran Lola Flores (bueno no lo dijo exactamente así, pero ella entenderá que cambie un poco el final...)

Si me queréis... ¡Cruzarlo todo!   

 

8 comentarios:

  1. Hola guapa!! Cuando ayer leí tu entrada con te imaginas como pude sentir cada palabra que escribiste, yo también defino que la parte mas difícil de mi FIV fueron las esperas y las llamadas de los biólogos, y a diferencia de ti, a mi me pusieron mi B y deje a 2 en observación, pero si tuviera y pudiera retroceder los hubiera dejado a los 3, aunque en mi caso ni me lo plantearon, lo importante es que con lo que has hecho se demuestra que se puede mejorar la calidad ovárica, que como sabes en mi caso y en el tuyo por ahí anda el problema ya que no es cantidad el verdadero problema sino la calidad y eso ayuda a seguir luchando. Nosotros estamos planteando dejar a nuestro superviviente para septiembre ya que donde yo vivo ya hace un calor afixiante y no aconsejan en la beta mucho calor y así también se vuelve con fuerzas después de las vacaciones. Cruzo los dedos por ti guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anita!la verdad es que me he acordado mucho de ti estos días. Me acuerdo que tenían dudas con los dos embris que no te pusieron y al final uno de ellos es ahora un blasto que seguro os da una alegría. Tu caso me da esperanza y me hace pensar que mañana tendremos algún embri luchador esperándonos. Pero qué mal se pasa con esta incertidumbre... ayyyyy...nosotros mañana saldremos de dudas y la verdad es que no veo el momento. Ojalá nos den buenas noticias.
      La decisión de esperar a volver a la carga después de verano me parece buena.
      Un abrazo preciosa!

      Eliminar
  2. Bueno niña, creo que yo habría tomado la misma decisión que vosotros. No he pasado nunca por ese proceso y aún me resultan extraños algunos conceptos pero por lo que cuentas tienes motivos para ser optimista. Entiendo perfectamente tus nervios, tu preocupación, tus ganas de llorar y tu inquietud porque yo he vivido esas mismas emociones un montón de veces y es normal sentirse así.
    Te deseo mucha suerte para mañana, y te mando mucha mucha fuerza para que la transfe salga super bien.
    Todo cruzado!!!
    MUUUUUAAAAAAAKKKKKKK!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amore!ha sido una decisión difícil de tomar porque el miedo se apodera de ti en esos momentos y crees que decidas lo que decidas, algo malo va a pasar. Así de pesimista es la vida infértil no? Pero en fin, la suerte está echada ya y agradezco q me mandeis energía positiva y cruceis los dedos conmigo. Me siento muy arropada.
      Un besako!

      Eliminar
  3. Todo cruzado!!! Por Dios, Zeus, Alá y todos los astros del universo!!!

    R

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Mil gracias por cruzarlo todo por nuestros embris. Estamos a pocas horas de saber si todo ha ido bien y podemos hacer la transferencia. Ojalá que pueda daros buenas noticias pronto.
      Un beso!

      Eliminar
  4. He pensado en ti estos días y te he mandado mi energía positiva. Espero que funcione esta vez. Si no me equivoco hoy es la transferencia no? Confio en que haya ido de maravilla y ahora afrontes con ánimo y paciencia la betaespera. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus ánimos Helen!!! Sí, la transferencia fue el martes y todo fue bien, ahora toda esperar y tener paciencia. Espero poder seguir tus pasos. Un beso enorme!

      Eliminar

EL CAMINO ES MÁS CORTO EN COMPAÑÍA, ¡ANÍMATE A COMENTAR!

Sígueme por mail y no te pierdas nada