miércoles, 16 de septiembre de 2015

Un poquito de por favor...

Sigo en la espera desesperante, sin muchas expectativas la verdad, y sin comerme demasiado la cabeza. Eso sí, con un ojo en mi quehacer diario y otro en internet. ¿Qué puedo decir? Si es que me encanta leer las experiencias de otras mujeres, ya sea en foros o blogs.


Hoy mientras leía uno de mis blogs favoritos, "Diario de una madre ingeniera", me he indignado sobre manera al leer el comentario de una lectora. A ver cómo lo explico, ya os he hablado muchas veces de lo que se siente siendo "buscadora de positivos" cuando alguien anuncia el tan ansiado embarazo. Más de una vez he intentado dejar claro que no tiene nada que ver con el odio, y que ser infértil no te hace egoísta ni estúpida. Pues bien, parece que hay a gente a la que todavía no le queda claro.


En ese comentario en cuestión se instaba a la bloguera, que por cierto ha conseguido este año quedarse embarazada y eso es una muy buena noticia, a explicar cómo se sentía ahora que estaba "en el otro bando". Si se daba cuenta de que todas esas mujeres que ella creía amigas suyas y habían seguido su proceso en el blog sentían "rabia" por su estado y ya no eran tan amigas. ¡Madre del amor hermoso! ¿Pero cómo puede ser una persona tan súmamente ignorante?


Lo cierto es que me he sentido horrorizada al pensar que se pueda tener ese concepto de las personas con problemas para concebir. ¿Es que acaso no es obvio que alguien que está sufriendo tantísimo se alegrará cuando otro alguien que también ha luchado lo suyo consigue por fin el positivo? Pero por supuesto!!! Sentirá envidia, claro que sí, pero también se alegrará por ella y su logro le hará sentir que hay esperanza. Eso es así. Y punto.


Y digo más, también nos alegramos por los embarazos que no han costado tanto conseguir, incluso por esos que han sido a la primera. Vale que nos fastidie la frase esa de "Pues ha sido casi sin querer..." Sí. Admitimos pulpo como animal de compañía, esa frase no nos gusta porque nos hace sentir estúpidas. Nos hace ver la de meses que llevamos dándonos cabezazos contra la misma pared, pero ¡qué narices!... ¡Bien por ellos! Eso que se ahorran. Porque una cosa tengo clara amig@s, todo esto que estamos viviendo no se lo deseo a nadie, ni a mi peor enemigo. Todo el desgaste, la frustración, la incertidumbre, los negativos uno detrás de otro... 


Está claro que hay mucha ignorancia con respecto a la infertilidad y a lo que supone. Pero es lo que hay, porque hasta que no pasas por ello nunca vas a saber lo duro que es. Por mucho que leas o que te cuenten, no es lo mismo. En mi blog intento que toda esta lucha pueda ser algo no tan desconocido, acercar este problema, esta enfermedad, porque eso es lo que es, a todo el mundo, infértil o no.


Por eso hoy quiero dejar claro a todo el que me lea, que no somos bichos raros, carentes de sentimientos y poseídos por la envidia y los malos deseos. No señores. Claro que habrá excepciones que confirmen la regla, como en todo, pero en general, puedo decir por mi propia experiencia y por lo que he leído de otras mujeres que están como yo, que somos completamente capaces de disfrutar con otros embarazos y con los hijos que otras por fin tienen en sus brazos. Eso nos da vida y esperanza, no "deseos de matar a todo el mundo". Perdón por la expresión, pero es que estoy indignadísima con el comentario que he leído, que nos tachaba poco menos que de seres demoníacos. Un poquito de por favor, de verdad...

Y después de todo esto, aquí va mi reflexión de hoy. Repito: no somos bichos raros a los que se debe aislar porque se han vuelto insociables. Vaaaaleeeeee.... lo admito.... hay días o incluso fines de semana enteros que nos metemos bajo la manta en el sofá y no queremos saber nada del mundo exterior. Pero eso no significa que hayamos perdido toda capacidad de razonar y sentir. Es que muchas veces esta lucha es tan dura que aquello de tierra trágame podría hacerse realidad y no nos importaría lo más mínimo. Bueno, a lo que iba, mi reflexión: no somos egoístas, ni malas personas, ni malos amigos, ni nos dan rabia los embarazos de los demás. Nos dan envidia, pero que mucha envidia, así de simple. Pero eso es total y absolutamente LÓGICO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL CAMINO ES MÁS CORTO EN COMPAÑÍA, ¡ANÍMATE A COMENTAR!

Sígueme por mail y no te pierdas nada